Shinsengumi Chronicles (1963)

Shinsengumi Chronicles

Salvadores de Kioto
Dirigida por Kenji Misumi

Sinopsis: Yamazaki se encuentra de manera fortuita con un miembro moribundo del Shinsengumi, tras lo cual decide ir al cuartel general de la milicia para informar del incidente. Su conversación con Kondo Isami despierta en él una gran admiración, y decide unirse a su grupo para convertirse en samurái. Pronto se dará cuenta de que bajo la superficie las cosas son muy distintas a lo que parecían.

Las películas del Shinsengumi, junto con las ambientadas en el Japón del siglo XVI, siempre han sido mis favoritas. En esta ocasión el director resume a una velocidad de vértigo la historia del grupo, cuya función era la de mantener la paz y el orden durante el sangriento Bakumatsu, y utiliza a su actor fetiche para denunciar todo aquello que se separa del camino del samurái. Raizo Ichikawa encarna a Susumu Yamazaki, un miembro real de la milicia cuya participación en el incidente de Ikedaya está bastante discutida, afirmando algunas fuentes que no es más que ficción derivada de la novela de Kan Shimozawa, en la que se precisamente se basa Shinsengumi Chronicles.

Shinsengumi Chronicles

Kenji Misumi se separa en algunos aspectos de la historia real, o al menos de la que he leído en varias páginas web dedicadas al Shinsengumi y de lo que narra la serie de la NHK de 50 episodios. Por ejemplo, aquí Kondo es un claro subordinado de Serizawa Kamo, ante el que se muestra sumiso en repetidas ocasiones refiriéndose a él como su superior. En realidad ambos tenían el mismo rango y cada uno contaba con un grupo de seguidores que dividían a la milicia en dos facciones.

Como la palabra japonesa que define el color original del uniforme de la patrulla Shinsen es ambigua, y puede referirse a azul cielo o a amarillo claro, existe la duda histórica sobre la verdadera imagen de su vestimenta. En Shinsengumi Chronicles se muestran las dos opciones, lo que supone una particularidad que no he visto hasta la fecha en ninguna otra película. En cualquier caso lo de poner de negro los picos de las mangas es una licencia que se toma el director, ya que está constatado que eran blancos.

Hay varias escenas de acción, todas acompañadas de un adecuado uso de la sangre y firmadas con el sello característico made in Misumi (planos fijos desde todo tipo de posiciones y movimientos elegantemente fluidos). La mayoría de combates tienen como protagonista a Yamazaki, aunque también encuentran su oportunidad otras leyendas del Shinsengumi como Soji Okita, Sanosuke Harada, y Kondo Isami (interpretado por Tomisaburo Wakayama).

Como sucedía con Gohatto, el marco que ofrecen los Ronin de Mibu es el ideal cuando se quiere poner a prueba el código de honor y la moralidad del samurái. En Shinsengumi Chronicles encontraremos una película bien llevada, con una dosis considerable de acción, y sobre eventos históricos reales. Recomendable.

Deja un comentario