Sleepy Eyes of Death 07: The Mask of the Princess (1966)

The Mask of the Princess

El feo rostro de la venganza
Dirigida por Akira Inoue

The Mask of the Princess incorpora a Akira Inoue a la lista de directores de la saga, rescatando una trama que tiene su origen en Sword of Seduction. Al igual que en su paso por Zatoichi (Zatoichi’s Revenge), aquí tampoco aporta nada original o destacable a la aventura, razón por la que no me entusiasma demasiado su trabajo.

Pensaba añadir una sinopsis en regla, pero tras darle muchas vueltas he visto que difícilmente se pueden escribir tres líneas para presentar la historia. Perdemos el encanto de lo que supone enfrentarse a lo desconocido, y asistimos en cambio al regreso de la vengativa Princesa Kiku. En esta ocasión se verá ayudada por un grupo de ninjas especialistas en emboscadas, que pondrán a prueba la capacidad de alerta de Nemuri.

Lo mejor de la película es la fotografía, que arroja espectaculares fotogramas de duelo y de siluetas oscuras contra cielos imposibles, con toda probabilidad pintados sobre murales. También es original la forma de filmar con una cámara que no deja de temblar mientras deambula entre los personajes. Incluso en los planos fijos se aprecia ese traqueteo imparable que dinamiza la escena.

The Mask of the Princess

En el terreno de la acción tenemos a dos personajes que verdaderamente suponen un desafío para el protagonista, cada uno con su particular manera de anular el temible Corte de Luna Llena. De los dos, destaca el imitador. El resultado de su enfrentamiento, y las palabras que se dice Nemuri a sí mismo antes del ataque, reflejan que en kenjutsu hay algo más aparte del conocimiento superficial de una técnica. Hablo por supuesto del menkyo kaiden (los secretos del arte), transmitido de maestro a discípulo para certificar el dominio total.

Aunque en algunas de las entregas anteriores es difícil de apreciar debido a los destellos y a la resolución de imagen, creo que hasta ahora el hamon (linea de templado) de la katana Masamune de Nemuri había sido de estilo Suguha (patrón recto). Aquí vamos a ver en algunos primeros planos que la linea es ligeramente irregular, lo que se conoce como Ko-midare. A pesar del significativo cambio, las espadas que se conservan de Masamune suelen combinar los estilos Notare (olas suaves) y Gunome (patrón redondeado).

Curiosidades aparte, concluyo el comentario admitiendo que la cinta es entretenida a lo largo de sus 86 minutos, pero reflexionando sobre la trama se hace evidente lo pobre que es el guión. Desde luego no está entre las mejores de la saga.

Deja un comentario